efemerides


Hoy hace 28 años de la actuación de Queen en el Live Aid de Wembley. La que ha sido catalogada como los mejores 25 minutos en vivo de la historia del Rock.

No seré yo el que lo ponga en duda…

Hoy se cumplen 35 años desde que el Rey se retiró de vuelta a su planeta.

Qué mejor manera de recordarle que viéndole y escuchándole en su máximo esplendor:

El 8 de Enero ocupa un lugar destacado en el mundo de las efemérides, por ser el cumpleaños de dos de los artistas más importantes del siglo XX: Elvis Presley y David Bowie.

Dicen que Bowie escribió su canción “Golden Years” pensando en que fuese interpretada por el Rey. Desgraciadamente, esto nunca llegó a suceder. Habría sido muy interesante.

https://lamanocornuda.files.wordpress.com/2011/08/george_harrison-_the_concert_for_bangladesh.jpg?w=298

El 1 de Agosto de 1971, George Harrison atendió a la petición de su amigo el músico bengalí Ravi Shankar, organizando un concierto en el Madison Square Garden de New York para recaudar fondos en ayuda del pueblo de Bangladesh, ante el desastre humanitario que estaba sucediendo allí.

En un tiempo record consiguió convencer y organizar a artistas de la talla de Eric Clapton, Bob Dylan, Ringo Starr, Billy Preston o Leon Russel para unir sus fuerzas por la causa, en el que resultó ser el primer concierto benéfico de la historia. Entre sus invitados estaban también John Lennon y Paul McCartney. El primero declinó la oferta porque su exigencia de que la dichosa Yoko Ono fuese invitada no fue atendida por Harrison, Y McCartney aludió como excusa que era muy pronto para una reunión de los Beatles. Sólo Ringo acudió a la llamada de su ex-compañero.

Con motivo del 40 aniversario de este evento, este fin de semana y hasta esta medianoche, se puede ver por streaming la película del concierto aquí, así como comprar una copia del cd/dvd/iTunes o hacer una donación a la fundación George Harrison, ligada a UNICEF, ya que después de tantos años, por desgracia la ayuda sigue siendo igual de necesaria en muchos lugares.

Todo el mundo sabe que los Beatles tenían dos líderes principales, de sobra conocidos y alabados. Sin embargo, a su sombra permanecía un verdadero gigante en todos los sentidos. En este concierto se puede comprobar, a través de su gesto de humanidad, y por supuesto de canciones tan grandes como While My Guitar Gently Wheeps, Here Comes the Sun, o Something.

Descansa en paz, George.

https://i2.wp.com/www.elrincondelrock.com/wp-content/uploads/2007/08/jim-morrison_1.jpg

Si fuese cierta alguna de esas leyendas rocambolescas que tanto proliferan con los ídolos perdidos del Rock, Jim Morrison estará hoy en algún lugar escondido del planeta, disfrutando a los 67 años de su retiro que dura ya cuatro décadas, alejado de los focos y dedicado a la poesía, su gran pasión. Y quizás se preguntará cómo es posible que después de tanto tiempo su figura siga siendo recordada, y su tumba de Pere-Lachaise sea lugar de peregrinación de miles de personas cada año, del mismo modo que sucede con Graceland, la morada de su admirado Elvis.

Pero la historia dice que aquella noche del 2 al 3 de Julio de 1971, el corazón de James Douglas Morrison se paró definitivamente, dejando una vez más al mundo sin un artista incomparable, del mismo modo que sucediera muy poco antes con Jimi Hendrix y Janis Joplin. El propio Jim había profetizado que el sería el siguiente, quien sabe si haciendo uso del humor macabro, o si consciente de que la vida de excesos que llevaba podía acarrearle ese destino. La versión oficial es que murió en la bañera del piso que compartia con Pamela Courson en Paris, aunque otras versiones más mitómanas afirman que murió de sobredosis en los lavabos del parisino Rock’n’Roll Circus, y unos amigos lo trasladaron posteriormente a su casa.

En cualquier caso, aquella noche se apagó la llama de un artista irrepetible, que en seis intensos años pasó de ser ese chico atormentado con un gran talento poético que daba con mucha inseguridad sus primeros conciertos como cantante de The Doors, a convertirse en una bestia escénica que sigue inspirando a miles y miles de personas hasta hoy.

Muchos descubrimos a Jim gracias a la película de Oliver Stone, que a mí en particular me cogió en plena adolescencia, en esa edad en la que estás descubriendolo todo. Desde entonces ha sido una referencia imborrable hasta el punto de, llegado el momento de pensar un nombre de guerra para mi primera actuación en el Antikaraoke, tuve la osadía de adoptar su pseudónimo más famoso, Lizard King, ya que la canción que interpreté ese primer dia era Break On Through.

Hoy, en el 40 aniversario de su muerte, su música y sus letras sonarán en todo el mundo, igual que lo harán por siempre. Porque más allá de haber sido en su momento un personaje polémico, y de que muchas veces se ha mostrado únicamente su faceta más salvaje, lo que perdura es lo realmente importante: su obra.

Hace un año se nos fue un pequeño gigante. Una leyenda.

Siempre le recordaremos a través de su música, y le saludaremos con la mano cornuda.

Hoy hace 19 años que le perdimos. Recuerdo perfectamente aquel 24 de Noviembre de 1991. Todavía estaba en el colegio, y allí mismo me enteré de la noticia, no sabía nada sobre su estado. Fue un shock. Al volver a casa, me pasé toda la tarde escuchando a Queen con un nudo en la garganta, hasta romper a llorar con The Show Must Go On.

En mis viajes al extranjero siempre intento aprovechar para visitar lugares míticos del Rock. En mi primer viaje a Londres, uno de los primeros lugares que visité fue su mansión Garden Lodge en Logan Place. Y en mi reciente viaje a Suiza por supuesto pude visitar su hermosa estatua en Montreux, frente al lago Leman. Desde allí el gran Freddie mira al infinito recordándonos que siempre estará entre nosotros, porque nosotros siempre le recordaremos.

Nunca había sabido nada sobre sus últimos días, pero hoy de forma casual di con un relato estremecedor del sufrimiento que tuvo en sus últimos momentos. Qué gran injusticia. No debería ser así para alguien que hizo feliz a tanta gente a lo largo de su vida.

Como tú mismo dijiste: “The Bigger and the Best. In Everything“.

God Save The Queen.

Página siguiente »