Yo no fui de los que se rasgaron las vestiduras cuando Brian May y Roger Taylor decidieron unir fuerzas con Paul Rodgers para el tour de 2005, y de hecho disfruté enormemente su concierto de Madrid. ¿Una de las mejores voces del Rock al servicio de un repertorio insuperable? Eso no tenía nada de malo. Al fin y al cabo, ellos son miembros fundadores con pleno derecho sobre la banda, y en ningún momento se trataba de reemplazar a Freddie, ni de buscar a un imitador. La postura de John Deacon también era respetable, pero no era tampoco cuestión de crucificar a Brian y Roger por querer seguir en los escenarios.

Tampoco me pareció mal la maquinaria de “We Will Rock You“, el musical. Acudí a una de sus representaciones en Madrid, y también la disfruté, como una celebración de su música en un teatro, y que estaba bien construída a nivel musical.

Pero lo que están haciendo ahora si que no lo admito. Reunirse con un fantoche de American Idol, un producto de la maquinaria televisiva que todo lo engulle, un mero imitador para subirse con ellos al escenario y mancillar toda su historia reduciendola a un producto de masas aborregadas… Inconcebible e imperdonable.

Brian May y Roger Taylor son dos de los grandes, y les admiraré siempre, pero deberían recordar que en los ’70 eran una de las mejores bandas de la historia del Rock, y lo consiguieron únicamente con su talento. Me repatea leer decir a ese tal Lambert que “a Freddie le gustaría que lo hiciesemos”. ¿Pero tu que te crees? Freddie sabía desde siempre que era una estrella, y como tal se comportó hasta el final. No creo que le gustase ver a la banda de su vida reducida a un mero espectáculo de variedades, y capitaneada por un producto prefabricado como son estos concursantes  de tres al cuarto.

Es el momento de parar. Que las cosas se queden como están, por favor. Disfrutemos del gran legado que Queen nos han dado, y de tantas actuaciones increíbles como la de este vídeo. God Save the Queen!

Anuncios