Esta canción siempre me ha parecido increíble, pero tengo que reconocer que últimamente estoy un poco obsesionado con ella, sobre todo desde que pude disfrutarla en directo gracias a los Pink Tones. Así que cuando se me ocurrió la idea de dedicar algunos posts a grandes solos de guitarra, es la primera candidata que se me vino a la cabeza.

La guitarra de David Gilmour tiene algo especial, y no cabe duda que es responsable de un alto porcentaje del sonido Floyd. Su estilo es básico, pero su feeling es increíble. Hasta la nota más sencilla explota en sus dedos, y es capaz de estremecerte. Y este apoteósico solo final es una de las muestras más claras. Yo por lo menos, sigo sintiendo escalofríos cada vez que lo escucho. Disfrutémoslo una vez más:

Anuncios