(METALLICA, Palacio de los deportes de Madrid, 14/07/2009)

Hace un año ya comenté el buen sabor de boca que me había dejado el concierto de los californianos en el Electric Weekend de Getafe. Tras tocar fondo en cuanto a credibilidad, los cuatro jinetes recuperaban la agresividad y el repertorio que les había llevado a la cumbre. Mucho tendrá que ver seguramente la recuperación de un James Hetfield que en los últimos años había estado perdido en una espiral de rehabilitaciones, depresiones y demás penurias que lo convirtieron en una caricatura del poderoso frontman que había sido. Parece que finalmente ha encontrado el equilibrio, y aunque ahora lleve una vida acomodada y alejada de los excesos, sabe canalizar su energía en el escenario y las nuevas canciones.

Nuevas canciones, y muchas, sonaron en el concierto de Madrid. Metallica se han descolgado con su mejor disco desde el Black Album, y lo saben. Por eso se pueden permitir tocar nada menos que 6 temas de Death Magnetic sin que desluzcan en absoluto. Ésta es la gira de presentación del álbum, y así lo merece. Sin embargo, esto hace que la selección del resto de temas sea tarea arriesgada. Hay muchos clásicos que todos deseamos escuchar, y ahí es donde quizás tuvimos un poquito menos de suerte. Sin duda, la inclusión de temas de segunda fila como The Memory Remains o No Leaf Clover nos privaron de algún que otro trallazo que habría redondeado el concierto. Pero este es el juego de Metallica: nunca repiten setlist, lo cual me parece mucho más atractivo que la rigidez habitual a la que tanto se aferran, por ejemplo, mis adorados Iron Maiden.

La anécdota más llamativa del concierto, y que lo convierte en histórico, es la metedura de pata de Hetfield, que tras la intro pirotécnica de One, comenzó con el fraseo de guitarra de Fade To Black, sin duda confundido por la similitud de ambos temas. El resto de la banda le siguió, completando el temazo de Ride the lightning. Nada que objetar, se trata de un temazo por otro, pero habría sido un detalle que luego hubiesen tocado One para enmendar el error. Seguramente ha sido el primer concierto en 20 años (y el último) en el que no la tocan.

Otro detalle de esta gira es la inclusión, al inicio de los bises, de una versión de algún grupo que haya sido una influencia para ellos. En esta ocasión pudimos disfrutar de un potente Too Late Too Late de Mötorhead, que me recordó aquel directo que grabaron con Lemmy en su 50 cumpleaños.

Y por supuesto, nos regalaron grandes clásicos de la época dorada de la banda, como The Four Horsemen, Hit The Lights, Master Of Puppets, y sobre todo un Damage Inc. atronador que, seguramente por lo inesperado, fue para mí el gran momento de la noche:

SETLIST:

That Was Just Your Life
The End Of The Line
The Four Horsemen
The Memory Remains
Fade To Black
Broken, Beat And Scarred
My Apocalypse
Sad But True
No Leaf Clover
The Judas Kiss
The Day That Never Comes
Master Of Puppets
Damage, Inc.
Nothing Else Matters
Enter Sandman
– – – – – – – –
Too Late Too Late
Hit The Lights
Seek and Destroy

Anuncios