Hace algunos años todavía no era fan de Elvis. Apenas conocía de él lo mismo que el gran público. Mis gustos musicales se centraban más en las grandes bandas del momento, descuidando a muchos grandes clásicos, entre ellos al Rey.

Tengo que agradecerle a Ramiro que me abriese los ojos y me ayudase a conocer mejor a este hombre tan increíble. Por introducirme en su música, y también en su faceta más humana, con un grandísimo sentido del humor que mucha gente desconoce.

Todos sabemos cómo se ha maltratado la imagen de Elvis por su empeoramiento físico en sus últimos años. Tampoco han ayudado todas esas hordas de imitadores con mal gusto que explotan únicamente su faceta más decadente y no la artística. Toda una falta de respeto para el que en su momento fue el más grande.

El vídeo que podéis ver a continuación debería servir para que más de uno se dé cuenta de la grandeza de este ser humano. Su voz y su pasión no le abandonaron nunca, ni siquiera en sus horas más bajas. Se trata de una desgarrada interpretación del “Unchained Melody” de los Righteous Brothers, en su último concierto. Moriría apenas seis semanas después.

El que no se le ponga la piel de gallina, será que tiene menos sensibilidad que un trozo de piedra pómez.

Anuncios