(WHITESNAKE – La Riviera, 31/07/2008)

//www.diversica.com/musica/imagenes-notas/interiores/whitesnake.jpg” porque contiene errores.

No es fácil hacer una valoración del concierto que el pasado Jueves 31 nos ofrecieron David Coverdale y sus nuevos Whitesnake en La Riviera. El mítico vocalista fue capaz de condensar en las casi dos horas de concierto lo mejor y lo peor que un artista de su calibre puede ofrecer en directo. Por suerte, lo mejor estuvo en el tramo final, lo que sirvió para que pudiésemos irnos a casa con un buen sabor de boca.

Si algo quedó claro es que Coverdale no está hoy en día en forma vocal para soportar un concierto completo, por lo que tira de todo tipo de artimañas para sacarlo adelante. Eso puede entenderse, pero llegar al extremo de hacer playback me parece del todo inadmisible. Y más teniendo en cuenta lo cara que era la entrada.

Sí, porque a los pocos segundos de arrancar el concierto con “Best Years”, de su nuevo álbum “Good to be bad”, Jesús y yo nos miramos el uno al otro con cara de incredulidad, porque los dos nos habíamos dado cuenta del engaño. Éste se hizo más notorio cuando enlazaron con el primer hit de la noche, “Fool for your loving”, y pudimos comprobar que en ésta ocasión sí era voz en directo lo que estábamos escuchando. Ésta tónica se repitió a lo largo de toda la primera mitad del concierto: Partes “grabadas” intercaladas con otras más reales, y un contínuo apoyo vocal por parte del tecllista Timothy Drury, que le hacía gran parte del trabajo, sobre todo en los pasajes más comprometidos.

El señor Coverdale debería saber que el playback es muy fácil de ver, y que es preferible una voz que no esté al 100% pero sea en directo que un engaño de éste calibre.

De este modo se fueron intercalando canciones del nuevo disco con clásicos de la banda, como “Love ain’t no stranger”, “Ain’t gonna cry no more” o la mediática pero emocionante “Is this love?”, hasta que llegó el momento de descanso de Coverdale, en forma de los respectivos solos de guitarras y batería. Los guitarristas Doug Aldrich y Reb Beach nos ofrecieron un duelo de mástiles que, si bien demostró la calidad de ambos con las seis cuerdas, cada uno en su estilo, quizás se alargó un pelín más de lo debido. El tedio fue mayor con el solo del batería Chris Frazier. Un sólo de batería tiene que ser muy bueno para que no aburra, o en todo caso buscar la interacción con el público. No fue ninguna de las dos cosas, así que su única función fue la de dejar descansar al jefe de la banda.

El caso es que si hay que aguantar un poquito para que el señor Coverdale nos ofrezca lo que tuvimos a continuación, bien empleado está, ya que la traca final del concierto fue sencillamente apoteósica. Y esta vez sí tuvimos al gran frontman que queríamos ver, sin trampa ni cartón, y dejando en el escanario todo lo que le quedaba.

La emocionante “Ain’t no love in the heart of the city”, en la que Coverdale hizo participar al público, sirvió de antesala a una descarga de temazos difícilmente superable: “Gimme all your love tonight”, “Here I go again”, “Still of the night” y “Burn/Stormbringer/Burn”. ¿Qué más se puede pedir? Sencillamente espectacular. Hay que reconocerle también a la banda que la interpretación de estos clásicos fue enorme, con una potencia alucinante. Para un servidor, que creció viendo anonadado los videoclips de estos temas del álbum 1987, y no digamos el “Burn” del California Jam de Deep Purple, fue un momento realmente especial.

En resumen, alguien con un legado tan impresionante tiene muy fácil triunfar, pero desde luego a Coverdale se le ha ido la mano con las “ayuditas” tecnológicas, lo cual es difícil de perdonar..

SETLIST:

1. Best Years
2. Fool For Your Loving
3. Can You Hear The Wind Blow
4. Love Ain’t No Stranger
5. Lay Down Your Love
6. Is This Love?
7. Solos de guitarra
8. A Fool In Love
9. Solo de batería
10. Ain’ t Gonna Cry No More
11. All For Love
12. Ain’t No Love In The Heart Of The City
13. Gimme All Your Love Tonight
14. Here I Go Again (87)
15. Still Of The Night
16. Burn / Stormbringer / Burn

… y ya que estamos, disfrutemos una vez más del atómico vídeo de “Still of the night”. Heavy Metal 80’s en estado puro:

Anuncios